FAADA colabora en la reubicación de un serval tras ataque producido en una casa particular en la provincia de Barcelona

2024-06-14

El animal, que no estaba identificado, ya se encuentra en un centro de recuperación temporal a la espera que se designe el lugar definitivo de su depósito. Recordamos que mantener a una especie salvaje en cautividad implica graves problemas y serios riesgos para animales y personas.

Ayer, 13 de junio de 2024, FAADA (Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales) recibió un aviso del Centre veterinari Habitat Canet, por un serval que había aparecido en el domicilio de una vecina de Canet de Mar (Barcelona) en actitud muy agresiva.

El animal había atacado al gato y perro de dicha vecina, teniendo que ser este último atendido por un veterinario. Por suerte, el serval pudo ser capturado por la misma ciudadana y trasladado así mismo a la clínica veterinaria.

Después de comprobar que el animal no disponía de chip identificativo y que por tanto no se podía probar su procedencia, FAADA dio aviso a la Generalitat de Catalunya para que activara el protocolo de recogida del animal por parte de los Agentes Rurales.
Lamentablemente, la administración no dispone de centros de rescate públicos destinados a especies salvajes, por lo tanto el animal tuvo que ser trasladado temporalmente al Centro de Fauna de Vallcalent (Lérida), donde será acogido hasta que se encuentre un centro definitivo especializado en rescate y rehabilitación de esta especie.

El serval o gato serval (Leptailurus serval) es un felino que principalmente habita en países del África Subsahariana y que está incluido en el apéndice II de CITES, por lo que si no se controla su comercio su especie podría verse amenazada de extinción.
Se trata de un animal salvaje, normalmente solitario, que habita principalmente en praderas y sabanas. Es depredador, carnívoro, territorial y solitario, y su anatomía está adaptada para poder moverse de forma ágil para cazar, pudiendo llegar a saltar hasta 3 metros de altura.

Por mucho que un individuo de esta especie haya sido criado en cautividad, sigue siendo salvaje, conservando sus instintos naturales y sus necesidades comportamentales. Además, un proceso de domesticación real se consigue tras miles de años, comportando así cambios en la genética de los animales, y no simplemente mediante la cría en cautividad durante unas pocas generaciones.

El hecho de que estos animales sean depredadores cazadores, junto con su necesidad natural de territorio y espacio, los convierte en no aptos como animales de compañía pues no se pueden adaptar la vida en cautividad, menos aún en un entorno doméstico, donde sufren enormemente llegando a poder desarrollar comportamientos estereotipados fruto de la imposibilidad de poder satisfacer sus necesidades básicas. Por consiguiente, tener a un gato serval como “mascota” es peligroso, ya que la frustración y el malestar que les comporta la cautividad puede derivar en comportamientos más agresivos de lo normal, llegando en muchos casos a morder, arañar, destrozar objetos, o como en este caso, atacar a otros animales o personas.

El comercio y la tenencia de estos animales ha sido legal en España hasta la entrada en vigor, el pasado mes de septiembre, de la ley 7/2023 de Protección de los Derechos y el Bienestar de los Animales que prohíbe, entre otros, la tenencia como animales de compañía de mamíferos silvestres que en estado adulto superen los 5 kg (el serval puede llegar a los 18kg), hasta la aprobación y publicación de los Listados Positivos,

Andrea Torres, bióloga y coordinadora del Departamento de Animales Salvajes de FAADA, indica: “Los animales salvajes no son aptos para vivir en cautividad. Y la falta de normativas que hasta ahora controlasen y limitasen el comercio y tenencia de estas especies, unido al desconocimiento sobre su cuidado, ha desembocado en muchos casos en graves problemas para el bienestar de los animales, la biodiversidad, la conservación y la salud y seguridad públicas. Por ello, seguiremos trabajando dentro de la Coalición para el Listado Positivo (junto con ANDA y AAP), para la creación de los recientemente aprobados Listados Positivos. Los Listados Positivos, listados de especies que se permiten como animales de compañía quedando prohibidos todas las demás, han demostrado ser mucho más efectivos, transparentes, ejecutables y económicamente menos costosos que las medidas adoptadas hasta el momento, basadas fundamentalmente en listados negativos.

FAADA ya trabaja para que el animal acabe en un centro de rescate especializado en el que se le ofrezca una vida lo más digna posible a la vez que esperan que este triste suceso sirva para que la sociedad se dé cuenta de lo inapropiado que es querer mantener animales salvajes en nuestras casas, mientras las autoridades investigan la procedencia del animal.

Desde la Coalición para el Listado Positivo urgen a la Dirección General de Derechos de los Animales del Ministerio de Derechos Sociales a que se ponga en marcha con urgencia el proceso de desarrollo y elaboración de los Listados Positivos de animales silvestres cumpliendo con los plazos establecidos por ley para que casos como este dejen de ser tristemente habituales.

 151 Visitas totales,  2 Visitas de hoy